Blog

Aclarando conceptos de las tarjetas de memoria

Las tarjetas SD (Security direct) son el formato estándar más usado a nivel mundial de tarjetas de memoria. Sin embargo, todavía hay muchos que se pierden en su uso y características, no quedándoles claro compatibilidades y usos. Para dar un poco de luz aclararemos los conceptos principales.

Tamaños

Las tarjetas SD se pueden presentar en cualquiera de los siguientes 3 formatos de tamaño:

  • Tamaño SD. Es el más grande de los tres y es tamaño tradicional. Suele ser usado en cámaras de fotos y de video.
  • Tamaño microSD. Es el mas pequeño. Se ha hecho muy popular debido a su uso en smartphones y dispositivos compactos (cámaras, grabadoras,..).
  • Tamaño miniSD. Es un tamaño intermedio. Actualmente es difícil encontrar dispositivos que utilicen este tamaño debido a no ofrecer ventaja alguna sobre los otros. 

Las preguntas habituales que nuestros clientes nos hacen relacionadas con el tamaño son estas:

  • ¿son compatibles los 3 tamaños? La respuesta es sí a medias. Existen adaptadores que permiten convertir tarjetas de menor tamaño a sus equivalentes mayores, aunque no a la inversa (como es de esperar).
  • ¿Hay algún impacto de velocidad o rendimiento si usamos una tarjeta microSD con un adaptador SD? La respuesta es no. No hay diferencia alguna, porque velocidad y rendimiento depende de la Clase (que veremos a continuación) y no del tamaño.

Velocidad y Clases

La velocidad de las tarjetas se divide en “Clases”, que van de menor a mayor. Así, por ejemplo, tenemos tarjetas de Clase 2, Clase 4, Clase 6, Clase 10,...

Para conocer el rendimiento real es importante guiarse por las Clases, porque la cifra que encontramos en las tarjetas (en MB/s) usualmente nos dice la velocidad de lectura, que es siempre mucho mayor a la de escritura (que es la operación más habitual).

El número que acompaña a cada Clase indica la velocidad de escritura de la tarjeta. Así pues tenemos que:

  • Una tarjeta Clase 2 nos asegura al menos 2 MB/s de escritura
  • Una tarjeta Clase 4 grabará al menos a 4 MB/s
  • una tarjeta Clase 10 grabará al menos a 10MB/s
  • ...

Es importante tener esto en cuenta para conseguir la mejor tarjeta según el uso que le vayamos a dar. Aquí expongo algunos ejemplos que pueden ayudar a elegir:

  • Para una cámara de video, incluso grabando en Full HD, basta con una Clase 4 debido a que las cámaras de video utilizan el formato AVCHD ó el MP4 (ambos formatos necesitan unos 3 MB/s).
  • Para una cámara de fotos es importante adquirir una tarjeta de clase alta (como Clase 6 o clase 10). Esto se debe a que, a diferencia del video donde se mantiene una velocidad constante durante la filmación, una cámara de fotos necesita una rápida velocidad de escritura para capturar sucesivamente las imágenes. Hoy en día, con la cantidad de megapixeles que tienen las cámaras (16 o más mpx) es fácil que una imagen ocupe más de 4MB ó 5MB (incluso más de 20MB si se almacena en RAW). Ahora, las cámaras cuentan con un “buffer” o memoria temporal donde almacenar las imágenes para permitirnos tomar varias fotografías de manera continua y veloz sin importar la Clase de la tarjeta, pero llega un momento en el que este buffer se llena y es aquí donde notaremos el verdadero impacto que tiene la Clase de nuestra tarjeta (quizás se muestre el mensaje de “Memoria Llena” o quizás se produzca una gran demora entre fotos).
  • Para un smartphone/tablet la Clase ideal depende del uso que le demos. Si sólo se va a cargar la tarjeta con música y videos (es decir, como almacenamiento extra para nuestros archivos multimedia), no sirve de mucho tener una tarjeta muy veloz; sin embargo, para almacenar archivos de aplicaciones, enviar las fotos directamente a la SD o almacenar juegos una tarjeta de mayor velocidad vale la pena. Esto evitará que los tiempos de carga sean demasiado largos, y mejorará la experiencia en general.

Capacidad de almacenamiento y Tipos

Desde la aparición de las primeras SD, la tecnología de almacenamiento ha ido mejorándose, dando lugar a lo que podríamos llamar generaciones de tarjetas. Con cada nueva generación aumenta la capacidad máxima de almacenamiento. Así pues nos encontramos las siguientes generaciones:

  • Tarjetas SDSC. Es la tarjeta SD original, que iba de 1 MB hasta un máximo de 2 GB de almacenamiento.
  • Tarjetas SDHC. Trajo consigo tarjetas desde 4 GBs hasta 32 GBs de almacenamiento.
  • Tarjetas SDXC. Es el formato actual, y nos lleva de 32 GBs hasta 2 Terabytes (2,000 Gigabytes) de almacenamiento. Así que tendremos SDXC para rato.

Es importante tener en cuenta el tipo de tarjeta según nuestro dispositivo, ya que no todos los dispositivos son compatibles con todas las tarjetas. Por ejemplo, los dispositivo fabricados hace menos de 3 años probablemente tengan soporte para tarjetas SDXC de 64 GBs o más, pero ello depende del dispositivo (varios smartphones, por ejemplo, sólo traen soporte para tarjetas SDHC). dispositivos más viejos suelen verse limitados a tipos SDHC o incluso SDSC.

Otras capacidades y funcionalidades

Además de las tarjetas de almacenamiento, en los últimos tiempo también están surgiendo tarjetas SD que incluyen otras funcionales, como las Eye-Fi, que incorporan una antena WiFi con la que es capaz de transmitir ella solita imágenes y archivos al PC/smartphone/tablet,... Pronto iremos viendo como se sitúan en el mercado y qué aceptación tienen (si estás interesado en estos modelos puedes investigar un poco más "googleando").

Memorias "Pirata"

Uno de los efectos secundarios de la enorme popularidad de las tarjetas SD, es que la cantidad de tarjetas "falsas" no sólo ha crecido a un nivel alarmante, sino que las copias se han vuelto tan parecidas (externamente) a las originales que a veces distinguir entre original y copia resulta sumamente complicado.

El problema de las tarjetas "falsas" es que, además de tener menor capacidad en algunos casos, terminaremos también con una tarjeta de mala calidad y Clase más baja, ya que probablemente no haya pasado las pruebas necesarias para considerarse de una Clase u otra.

Es un riesgo que no vale la pena correr, ya que a nadie le gustaría perder las fotos de sus vacaciones, los datos de su proyecto "fin de carrera" o el video de su boda. ¿El mejor consejo? Comprarlas en un lugar de confianza y no buscar grandes ofertas en grandes portales de internet (pues de allí será difícil determinar su autenticidad). Además, es importante revisar el empaquetado (las tarjetas oficiales de SanDisk y Kingston traen sellado su empaque, mientras que en las falsas usualmente el empaque es pegado o grapado). Otra opción es comparar el código de barras que se encuentra en el empaquetado con el que incluye internamente la tarjeta (posible de ver, por ejemplo, con un smartphone).

 

Añadir nuevo comentario

No permitir HTML en comentario

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.